Facebook-icon-21 Flickr-icon-21 Twitter-icon-21 Tripadvisor-icon-21 Pinterest-icon-21 Instagram-icon-21 Youtube-icon-21
Español | Français | English | Deutsch | 日本語

Norte de Arizona

001802_lo.jpg

No tiene sentido ponerle más miel: el Gran Cañón es la primera y principal excursión al aire libre de Arizona, de Estados Unidos, en realidad. Hay muy buenas razones por las que el Gran Cañón está etiquetado como una de las Siete Maravillas del mundo moderno: su extraordinario y magnífico paisaje no tiene igual en ninguna parte. Sin embargo, está lejos de ser la única atracción del Norte de Arizona… pero sí es la más grande. Más allá de las paredes del Cañón, una variada colección de atractivas comunidades cubiertas de pinos y alto desierto espera al visitante. Así que, es hora de partir.

Parque Nacional Gran Cañón

A los aficionados a las trivias les encanta contestar esta pregunta: ¿Cuál es la formación rocosa más grande de todos los tiempos? Respuesta: El Gran Cañón. Situado a 220 millas al norte de Phoenix, el Gran Cañón es un calidoscopio de 277 millas de largo de lo más espectacular de la naturaleza con casi dos mil millones de años de gestación. Las palabras simplemente no pueden hacerle justicia.

Cerca de la entrada sur, el poblado del Gran Cañón es el centro social del parque, con lugares para acampar, tiendas, museos y un almacén de ferrocarril. Es también el término de muchas de las vistas más accesibles y espectaculares del parque, como Punto Mather, aproximadamente a cuatro millas de la entrada sur, donde se puede mirar detenidamente el abismo y abarcar un cuarto del mismo Cañón. Si se sube al mucho más remoto y ligeramente más alto Borde Norte, el cual está cerrado al público de mediados de octubre a mediados de mayo, podrán encontrarse temperaturas más frescas y menos gente.

La mayor parte de los 5 millones de visitantes que vienen aquí cada año confían en sus pies para experimentar la vida del Cañón, como es la caminata al Rastro del Ángel Brillante cerca del fondo del Cañón. Otros practican el rafting en el Río Colorado, que surca el suelo del Cañón. Hay otros que viajan en tren para llegar aquí, luego montan mulas o visitan los sitios turísticos en helicóptero. No importa cómo se llegue, cuánto se quede uno o lo que se haga mientras se está aquí, ese primer atisbo a las vistosas formaciones rocosas multidimensionales o ese primer vistazo vigorizante de una milla de profundidad del cañón, enganchará al visitante de por vida.

Arboretum_Birds_of_Prey.jpgFlagstaff y Más Allá

A 140 millas al norte de Phoenix, se asienta Flagstaff, a una altura impresionante de 7,000 pies. No es exactamente lo que se esperaría de Arizona, pues no hay desierto y ningún cactus, pero casi todo lo demás está ahí disponible a petición, inclusive una de las principales instituciones educativas, la Northern Arizona University, sin olvidar las laderas salpicadas de flores campestres de verano y pinos de Ponderosa de 80 pies de altura, así como una estación de esquí de invierno, Arizona Snow Bowl, con remontes que surcan 11,500 pies de cielo para llegar a los Picos de San Francisco.

Desde la primavera hasta el otoño, los lagos de los alrededores de Flagstaff ofrecen canotaje, pesca y esquí acuático. El Bosque Nacional de Coconino y los Picos de San Francisco (los picos más altos de Arizona) ofrecen incontables millas de senderos para excursionismo a pie y ciclismo de montaña. Los escaladores disfrutan de acantilados de basalto de talla mundial y montañismo de piedra caliza.

Situada en la Ruta 66, la “Carretera Madre de América”, esta inigualable ciudad universitaria tiene el sabor de una comunidad pequeña, pero ofrece las ventajas de una ciudad moderna. El centro de la ciudad de Flagstaff ofrece al visitante tiendas de curiosidades, galerías, microdestilerías de cerveza, cafeterías y bistros al aire libre, y es también el hogar de muchas tiendas de trueque, que comercian directamente con los artesanos indígenas. Se pueden encontrar grandes gangas en joyería indígena, mantas, cazuelas y canastas, así como recuerdos del Suroeste.

Flagstaff tiene su parte de museos y exhibiciones de ciencia. El Museo de Arizona del Norte es conocido en todo el mundo por sus vastos objetos de artesanía indígenas. También exhibe la historia de los pioneros de Flagstaff y la historia geológica de la Meseta de Colorado, incluida la del Gran Cañón. Otras dos atracciones cercanas son los vestigios del Cañón Walnut, el sitio del siglo XIV que es morada del acantilado de Sinagua; y el Monumento Nacional Wupatki, donde las ruinas de las casas de piedra de arenisca roja ofrecen una mirada a la vida de los antiguos indígenas.

En una meseta justo al Oeste de la ciudad se halla el Observatorio Lowell, uno de los mejores del país para la exploración de cielos distantes. El fundador Lowell Percival estudió aquí al planeta Marte y otro astrónomo, Clyde Tombaugh, descubrió Plutón en 1930. De tener la vista fija en el cielo, se pasa a mirar hacia abajo, al Monumento Nacional Sunset Crater, donde hace casi 1,000 años una erupción volcánica dejó enormes campos de flujos de lava. Un poco más al oeste, 30 millas por la Interestatal 40, se halla la ciudad de Williams, mejor conocida como la entrada al Gran Cañón. La mayoría de los visitantes se detienen aquí antes de dirigirse al norte, un buen número de ellos abordan el Ferrocarril del Gran Cañón. De cualquier manera, vale la pena visitar el pintoresco centro de la ciudad que se extiende como abanico desde Williams Depot.

Región de las Cuatro Esquinas

Al norte del Gran Cañón se halla el Área de Recreación Nacional Glen Canyon, cuyos puntos de interés incluyen la Presa de Glen Canyon y el gigantesco cuerpo de agua que esta creó, Lago Powell. Las casas flotantes son un modo popular de explorar sus aguas color esmeralda, pero son los cañones de fantásticas piedras, esculpidas por la erosión y las manifestaciones que los rodean que hace de estas aguas dignas de capturar con la cámara, particularmente el Monumento Nacional Rainbow Bridge, un inmenso arco de piedra arenisca que atraviesa una de las muchas caletas del Lago Powell.

El noreste de Arizona está dotado de una abundancia de memorables desviaciones, desde tierras tribales a maravillas naturales. Muchas de ellas están situadas a corta distancia de Cuatro Esquinas, el único punto en Estados Unidos donde cuatro estados convergen en un punto. Al este del Gran Cañón se encuentra Tuba City, considerada el punto de inicio de las Naciones Tribales Navajo y Hopi. Ambas naciones dan la bienvenida a los visitantes y presentan numerosas atracciones culturales empapadas de historia india, como el Monumento Nacional Navajo, donde “Keet Seel” y “Betatakin” abarcan dos de las ruinas prehistóricas más grandiosas y mejor conservadas del estado.

Veinticinco millas más allá del noreste del Condado Navajo está el Parque Tribal de los Monumentos del Valle Navajo, un despliegue casi abrumador de elevadas colinas, mesetas erosionadas y chapiteles esculpidos que han servido como llamativos telones de fondo en docenas de películas, programas de televisión y comerciales. John Wayne, Clint Eastwood y Tom Hanks (como Forrest Gump) han dejado aquí las huellas de sus pies. Dirigiéndose al sureste, la siguiente sorpresa escénica es el Monumento Nacional Cañón de Chelly, a las afueras de Chinle. Se necesitará que un guía Navajo conduzca al visitante a la mayoría de las atracciones del Monumento, pero un lugar al que se puede viajar sin guía es la Ruina de la Casa Blanca, una cueva digna de mención esculpida en las paredes del cañón que sirvió de vivienda a los antepasados de Pueblo.

Norte por el Noreste

Después de la caminata a través de las inigualables formaciones rocosas del desierto alto, llega el respiro verde más al sur, donde los pueblos de Pinetop, Lakeside y Show Low convergen en las Montañas Blancas. En invierno, la Tribu Apache de Montañas Blancas opera el Sunrise Ski Resort; en verano, las actividades preferidas son el golf, la pesca de trucha y los picnics entre los pinos.

La asombrosa diversidad del norte de Arizona se revela en nuestras dos paradas finales, el Bosque Petrificado, cerca de Holbrook y Cráter de Meteorito, cercanos a Winslow. Las pinturas rupestres, los petroglifos Anasazi, las antiguas ruinas y los troncos de árboles fosilizados que han sido coloreados con el tiempo por depósitos minerales, son los puntos destacados del Parque Nacional de Bosques Petrificados. El paseo del parque de 27 millas conduce hacia el norte hasta llegar al Desierto Pintado, con sus llanuras áridas, solitarias, azotadas por el viento y salpicadas por estallidos ocasionales de brillantes matices, infundidos por los minerales.

“He estado parado en una esquina de Winslow, Arizona”, cantaban los Eagles en su éxito musical de 1972, “Toma las cosas con calma”, pero finalmente, quedarse parado cede el paso a conducir 20 millas al oeste hacia Cráter de Meteorito, el primer cráter de impacto de meteorito comprobado y mejor conservado del mundo. Este agujero abierto mide 4,000 pies de diámetro, tiene 570 pies de profundidad y sus bordes circundantes están a 150 pies por encima de las llanuras que lo rodean.    
    
Después del encuentro con el meteorito, hay que regresar 45 millas al oeste con rumbo a Flagstaff, donde se puede comenzar de nuevo la aventura entera por el norte de Arizona.