Facebook-icon-21 Flickr-icon-21 Twitter-icon-21 Tripadvisor-icon-21 Pinterest-icon-21 Instagram-icon-21 Youtube-icon-21
Español | Français | English | Deutsch | 日本語

Costa oeste de Arizona

“Diviértase a lo largo de la Ruta 66” (Get your kicks, along Route 66), decía el clásico éxito musical cantado por Nat King Cole en 1946. Más de 60 años después, la gente todavía disfruta de abundantes sensaciones en esta legendaria y sinuosa carretera que atraviesa el oeste de Arizona. También recorre muchas otras zigzagueantes carreteras y caminos secundarios a través de la “costa oeste del estado”. En el camino le aguardan enormes lagos desiertos, la Presa Hoover, los pueblos del Río Colorado y la más asombrosa de todas las atracciones, el imponente Gran Cañón. En otras palabras, a prepararse para disfrutar en grande de una aventura por la costa oeste de Arizona.

Costa noroeste

380_WilliamsCadillac_hi.jpgEn estos días, la Interestatal 40 Oeste de Flagstaff ha desviado la mayor parte del tráfico de la Vieja Ruta 66, pero no ha eliminado el legado del tradicional camino. El pasado se encuentra con el presente en Kingman, donde el Museo de la Histórica Ruta 66 en el Centro de Visitantes de la Central Eléctrica, lo transporta a través de un viaje sentimental. Más hacia el oeste, la Ruta 66 atraviesa la diminuta ciudad de Oatman, donde los burros salvajes, si bien amistosos, vagan por las calles en busca de alguna zanahoria que alguien quiera compartir con ellos. Los burros son descendientes de los animales de carga originales que sirvieron a los mineros que trabajaban en las minas de oro en los años 1880.

La parada más occidental a lo largo de la Ruta 66 es Bullhead City, entrada al Área Nacional Recreativa del Lago Mead. El mismo Lago Mead, un estanque artificial de agua clara, fue creado en 1936 a partir de la construcción de la Presa Hoover. A 110 millas de distancia, con una costa que se extiende por 550 millas, hay un refugio para embarcaciones de todo tipo. Si quiere pescar con caña truchas arco iris o de garganta cortada, hay que ir al Lago Mohave, al norte de Bullhead City.

Cerca de ahí está la Presa Hoover, una enorme pared de concreto de 660 pies de espesor en su base con una altura de 726 pies por encima del lecho de roca. Se puede ir en coche directamente sobre ella, pero los paisajes más espectaculares se pueden admirar desde la azotea Centro de Excursiones de la Presa Hoover.

Oeste del Gran Cañón (Grand Canyon West)

Antes de dejar el noroeste de Arizona, hay que asegurarse de que la batería de la cámara esté cargada para la más increíble nueva atracción del estado: El Skywalk del Gran Cañón. Inaugurado en marzo de 2007, este puente colgante de piso de cristal es el nuevo punto focal de la parte Oeste del Gran Cañón, en las tierras tribales de los Hualapai. El puente se posa a una excitante distancia de 4,000 pies por encima del Río Colorado y se extiende 70 pies sobre el borde del cañón. Para actividades más pegadas a la tierra, se puede practicar rafting en las aguas bravas del río con un guía Hualapai o con viajar a la aldea india adyacente será suficiente.

Scenic - Ocean to Ocean Bridge.jpgAl sur del Río Colorado

Viajando hacia el sur a lo largo del Río Colorado, se llega a Lake Havasu City, hogar de una de las atracciones más populares, e inauditas, del estado: el Puente de Londres. El canotaje, la pesca, las motos acuáticas y los recorridos en botes de rueda de paletas sobre el lago de 45 millas de largo ocupan la mayor parte del interés, pero lo que puso a Lake Havasu en el mapa fue el Puente de Londres, comprado en 1967 por 2.5 millones de dólares y traído aquí al Desierto de Mojave, donde fue vuelto a armar ladrillo por ladrillo. No hay que dejar la ciudad sin detenerse en el Parque Estatal de Lake Havasu, donde se encuentran las playas, las rampas para embarcaciones, los senderos forestales y el Centro Interpretativo Arroyo-Camino. Cuarenta millas al sur de Havasu está Parker, donde los aficionados a las lanchas neumáticas, los esquiadores acuáticos y los pescadores encuentran que la franja de 16 millas del Río Colorado es el lugar recreativo perfecto para quedarse todo el año.

Siguiendo hacia el sur, la siguiente parada es Quartzsite que, en los meses más fríos, florece, en realidad explota, con miles de visitantes que huyen de la nieve a bordo de sus vehículos de recreo y crean campamentos para pasar la temporada. Los espectáculos de los vehículos de recreación (RV) y los minerales son las atracciones principales.

Para aprender la historia de nuestra parada final, Yuma, hay que darse un tiempo con el fin de recorrer el Parque Histórico Estatal Bodega del Intendente de Yuma, que fue construida por el Ejército de Estados Unidos en los años 1860. Una atracción final e inolvidable de Yuma es el Parque Histórico Estatal de la Prisión Territorial de Yuma. Esculpida en un escarpado desde donde se divisa el río, la sombría prisión alojó a los presidiarios de 1876 a 1909. Después de terminado el recorrido costero, es fácil entender por qué aquel sabio consejo, “Vete al Oeste, joven”, le encaja perfecto a Arizona.